viernes, 25 de junio de 2010

Antoni L. Ros i Solé,HOMENAJE A MIGUEL HERNÁNDEZ, HOMBRE Y POETA






CRÓNICA DEL HOMENAJE A MIGUEL HERNÁNDEZ, HOMBRE Y POETA.
Alacant, Orihuela y El Campello, 9 à 13 de junio de 2010.
(¿Por qué no reseñarle en voz alta..., por Antonio L. Ros Soler)

En medio de la vorágine de esta III-GM (mal llamada 'crisis') que parece engullirlo todo, desde los puestos de trabajo hasta el ánimo colectivo, pasando no sólo por aspectos importantes del Estado de Bienestar, sino por otros más íntimos y particulares, reconforta comprobar que un grupo numeroso de poetas venidos de la mitad de las comunidades españolas y de una docena de países de casi todos los continentes de la aldea global, a los que une un nombre que refleja un producto interior bruto de valores humanos: Miguel Hernández, hombre íntegro, cabrero y poeta del pueblo. Acabamos de celebrar nuestro segundo encuentro internacional, ahora en Alicante, Orihuela y El Campello, ya que el primero se realizó en 2008 en Moguer para homenajear al poeta gaditano Juan Ramón Jiménez, primer nobel de literatura español. Y nos hemos reunido aquí con e la finalidad de realizar otro homenaje para abrazar la palabra y propagar la voz del poeta oriolano, recitando tantos sentimientos comunes y aunando tantos esfuerzos en coincidencia con el mensaje de su obra, para todos nosotros de una vida y obra ejemplarizantes.
Alguien pudiera pensar que éste ha sido un evento cotidiano, poco importante o de esos rutinarios anuales; pero, para todos nosotros lo que ha sido es un ejemplo de dignidad popular, a subrayar con doble trazo y en negrilla, que hemos tenido la suerte de experimentar, algunos ya por segunda vez, aunque en esta ocasión, si cabe, todavía con mejorado entusiasmo, sentimiento y placer. Lo simboliza el canto de libertad que ha entonado a coro todo el colectivo de poetas y amigos del verso reunidos entre esas fechas en las tres poblaciones citadas, con los verbos enjugados en varias lenguas y corazones de todas las edades.
Muchos con los cinturones apretados, algunos en el paro y con la hipoteca hasta el cuello por suerte los menos, hemos convivido el día a día de una semana lectiva alimentados por los valores de la unidad fabricada por abajo, la única unidad que puede enorgullecernos, apoyarse y propagarse.
Y, mientras los tiburones financieros siguen haciendo sus ‘agostos’ tendiendo sus hipócritas redes del engaño permanente, en las que quedan atrapados muchos sueños anhelados, los poetas nos hemos dado un hermoso ejemplo de solidaridad; pues, además del recibo de la casa, de la luz y el gas, de los transportes públicos, de los costes de la corrupción y los destrozos del medio ambiente causados por un urbanismo salvaje y especulador, siempre nos preocupa la inexistencia de paz en el mundo, el sitio de Gaza en Palestina, los emigrantes muertos en las dolientes fronteras, los ciudadanos asesinados y desaparecidos de todas las dictaduras y los refugiados y muertos en todos los conflictos bélicos provocados por el expansionismo capitalista.
Conocemos, lo hemos estado escribiendo y recitando en nuestros poemas musicados o pintados, engrasando nuestros ojos de lágrimas germinadoras de versos, que la Paz no casa con las injusticias, que no hay paz sin desarrollo social, sin escuelas públicas y laicas, sin derechos humanos, sin desarme total, sin una democracia auténtica del pueblo, con el pueblo y para el pueblo. Y sabemos que la conquista de la Paz exige la Lucha enérgica para cambiar el estado actual de las cosas; y que la injusticia no es como una tormenta caribeña que viene y va, pues, erradicarla requiere el esfuerzo conjunto de muchas manos y voces dispuestas. Y conocemos bien que para ello necesitamos unión e inteligencia colectivas, sin desánimo, pues en los tiempos difíciles que de nuevo estamos viviendo pueden florecer los cambios necesarios, con utopía o sin ella.
Y alivia pensar que también en la guerra, como esta tercera global donde las balas ahora son la burla y el descrédito creado por los ingenieros económicos del FMI y los cañones han pasado a ser los intereses bastardos del gran capital, las gentes de bien se siguen amando, y aman, cantan y recitan la voz del pueblo y la palabra por la Libertad; las gentes de bien, gozan y abrazan la dignidad de la obra y la vida de un gran poeta ejemplar, MIGUEL HERNÁNDEZ, que es y seguirá siendo, por siempre, nuestro mejor referente. ¿Por qué no reseñársele en voz alta, y que su semilla atraviese todos los mares y llegue a los confines de la Tierra, si éste es el aliento fértil que aún puede mantenernos?...

"Sobre cada colina
de la tierra que hay,
sobre todas las cumbres,
en un rapto animal,
abalánzate, ciérnete,
canta y vuelve a cantar,
máquina de mi alma
y de mi libertad."

(Miguel Hernández, 1938)

..."La dignidad es la otra cara de la libertad", nos decía el escritor árabe Saïd El Kadaoui. Y la libertad, seguramente porque nos hace reconocernos más como humanos honestos, siempre reconforta.
Alrosoler © Madrid, en la noche del lumínico Juan, de 2010.
alrosoler@hotmail.com / http://www.poetasdelmundo.com / http://www.pdm.com/verinfo_europa.asp?ID=5632
HTTP://MHHOMBREYPOETAALICANTE2010.BLOGSPOT.COM

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo y feliz de que lo hayas escrito con tanto acierto y belleza lingüística.
    Saludos de Marián Muiños.

    ResponderEliminar